Permiso de conducir en Europa y la policía de seguridad vial

En Europa, como en muchos otros continentes del mundo, la seguridad vial es una prioridad importante. Es por eso que está asignado a todo un departamento de policía, el de seguridad vial, cuya función es prevenir y evitar los accidentes viales, mediante un control permanente de la carretera que enfrenta las infracciones del código de la carretera. Sin embargo, también se ocupa de las diversas ofensas, aplicando las diversas sanciones previstas por la ley, como multas, suspensiones de licencias e incluso montando un caso contra un conductor por sanciones penales.

Por lo tanto, el papel de la policía de seguridad vial va desde el simple control de la licencia de conducir hasta todas las infracciones de tráfico conocidas en Europa. Sin embargo, cada país tiene su propio código de carretera, y por lo tanto un automovilista se presenta al código de la carretera del país en el que conduce. Distinguimos dos tipos de fallas de tráfico: las que se resuelven ante un juez y aquellas cuyas sanciones son dadas directamente por la policía de seguridad vial.

Delitos regulados por la policía de seguridad vial

Debido a que son las fallas de tráfico menos graves, son manejadas directamente por la policía de seguridad vial y no están sujetas a penas de prisión. Como resultado, las sanciones las da la propia policía de prevención de tráfico, dependiendo de la ofensa cometida. Estas ofensas incluyen: estacionamiento prohibido, estacionamiento deficiente y muchos otros. Sin embargo, esto depende de cada país, porque en Francia, por ejemplo, un conductor que conduce sin licencia ya no se presenta ante el juez; pero está sujeto al pago de una multa.

Delitos ante el juez

Estas son las ofensas más serias entre todas las ofensas de tráfico. Ciertamente, son tratados parcialmente por la policía de prevención de caminos, pero sin embargo son juzgados y sancionados por un juez. Por lo tanto, están sujetos a penas de prisión. Estas ofensas incluyen conducir en estado de ebriedad o bajo la influencia de drogas. Pero todo esto sigue siendo relativo de un país a otro.

Sanciones relacionadas con delitos en Europa

En Europa, por supuesto, cada país tiene su propio código de circulación, aunque cada país define los delitos punibles con penas de cárcel o no. Sin embargo, cada uno de estos países generalmente tiene el mismo tipo de sanciones, dependiendo de la gravedad de la infracción de tráfico. Estas diversas sanciones son: encarcelamiento, pago inmediato de una multa, inmovilización del automóvil cuando no se puede pagar la multa, obligación de pago de un depósito, retención o suspensión de la licencia, confiscación de los vehículos …

Importancia de los documentos de identidad para la inmigración

Los documentos de identidad son tan útiles para un ciudadano de su país como para un extranjero que vive en un país de acogida. De hecho, ya sea que se encuentre en su país de acogida legal o ilegalmente, es necesario e inevitable que los inmigrantes tengan una identificación válida. Como resultado, incluso podría enfatizarse que es aún más útil para un inmigrante poseer estos documentos que para un ciudadano del país anfitrión. Obteniendo estos diversos documentos de identidad que pueden ser un pasaporte, un documento de identidad nacional, una visa, etc. ; puede ser de importancia relativamente grande para cualquier inmigrante.

Pasaporte, El Alfa y Omega de un inmigrante.

El pasaporte es necesario e ineludible para un inmigrante, porque es el documento que se supone que este último presentó a la aduana cuando deja su país. Pero también cuando ingresas a un país extranjero. Contiene información básica sobre la identidad del inmigrante, como su foto, fecha de nacimiento, estatura, etc., que sigue siendo la única formación válida y legal cuando se encuentra fuera de su país de origen, ya que esta información es creíble tanto cuando está en su país, pero también a nivel internacional. También a veces contiene pases y visas que el propietario tuvo que obtener para cruzar ciertas fronteras o viajar a países que requieren una visa.

También es obligatorio porque un inmigrante sin pasaporte se considera necesariamente clandestino, lo que no significa que el pasaporte confiera automáticamente una situación regular. Es una condición necesaria cuando uno está en un territorio extranjero, ya sea que se encuentre en una situación regular o no. Sin un pasaporte en territorio extranjero, es cierto que es objetivamente difícil expulsarlo si no quiere dar su nacionalidad exacta, pero de todos modos es posible ponerlo bajo custodia, o en ciertos países como Arabia Saudita, en prisión. . Sin este valioso documento, será tan difícil encontrar un trabajo serio porque exigirán saber quién es realmente. Sin embargo, en algunas áreas de libre comercio como el Área Schengen en Europa, una tarjeta de identidad puede ser suficiente.

El documento de identidad nacional, un tesoro considerable

Es tan esencial para un inmigrante, ya que permite su identificación así como el conocimiento de su nacionalidad. Este documento puede, en un área de libre circulación como el Área Schengen, abrirle puertas según su nacionalidad con varios privilegios. Por ejemplo, un inmigrante cuyo país de acogida es miembro de la Unión Europea y que es un ciudadano de un país miembro de la Unión Europea, podría usar su tarjeta de identidad en lugares donde un inmigrante clásico en la UE usaría su pasaporte.

Para este propósito, la tarjeta de identidad nacional podría, fuera del país de origen del inmigrante, ser importante para él como pasaporte. Sin embargo, no debemos olvidar que es, como su nombre lo indica, un documento que es principalmente nacional. Además, cuando el país de origen del inmigrante no tiene un acuerdo de libre comercio o libre circulación con el país anfitrión del inmigrante, el documento de identidad nacional tiene poco valor en comparación con el pasaporte, y en ocasiones, no tiene ningún valor. En estos casos, un pasaporte es obligatorio, y generalmente debe ir acompañado de una visa.

La visa, una pequeña nada en absoluto, pero que puede ser vital para un inmigrante

Es él quien, junto con un pasaporte, confiere a un inmigrante la legalidad absoluta y el derecho incontestable de reunirse en su país de acogida. Es él quien permite que su propietario se mueva en ambos lados en el país anfitrión, y especialmente, cuando el país de origen del migrante no tiene un acuerdo especial de libertad de movimiento con el país. tierra de bienvenida. Dependiendo de la razón para obtenerlo, puede ser para una estadía corta o larga, que puede atribuirse a varios tipos de personas, desde un simple turista hasta un estudiante, desde un trabajador hasta un refugiado político o humanitario. Estos diferentes estatutos requieren cada tipo de visa con sus particularidades y duración, como visas de estudiantes, visas de turistas, etc.

Por supuesto, debe mencionarse aquí, la necesidad de una visa para que un inmigrante llegue a un destino particular depende directamente de la solidez de su pasaporte, es decir, el número y la naturaleza de los países que pueden reunirse sin una visa. Con un pasaporte alemán o de Singapur, puede llegar a más de 150 destinos sin una visa. Por lo tanto, es posible que solo necesite una visa para un destino determinado si el país en cuestión no está entre los que solo puede utilizar su pasaporte. En estos países, la falta de una visa lo pone inmediatamente en una situación irregular y, por lo tanto, arriesga la custodia policial, la prisión o la repatriación y, en algunos casos, los tres a la vez.

Cualquier documento que necesite, tenerlo

También hay varios otros tipos de documentos de identidad que son importantes para un inmigrante, como un permiso de residencia, un permiso de trabajo, un pase diplomático, una tarjeta de refugiado, un permiso de conducir, etc. que también puede, como los documentos de identidad tradicionales anteriores, resultar indispensable según los casos. La posesión de documentos de identidad contribuye no solo a la seguridad del inmigrante en el país de acogida, sino también a la mejora de sus condiciones de vida, ya sea en términos de empleo, salud u otros. Por lo tanto, es imperativo que un inmigrante tenga tantos documentos como sea necesario y, según sea posible, según su situación, su estado y el país de acogida.